sábado, 16 de enero de 2010

La propiedad capilar de Llamazares

Asistimos estupefactos a la nueva imagen de Bin Laden reconvertido en Llamazares gracias al photoshop y a la violación del derecho de su propiedad capilar.


Por si fuera poco, los ricitos gris plata de Llamazares también han sido usados en el rostro de otro menos conocido terrorista Abd al Rahman. Se cotiza por tanto Llamazares Silver Locks!

Bin Llamazares se ha indignado por ese uso fraudulento de su imagen y se pregunta por qué él; ha sido tal vez su filiación izquierdista que le hace eternamente sospechoso a los ojos de la Inteligencia (algo menos, según se deduce de este caso) americana. Quiza fueran sus rasgos ibéricos, tan próximos por genética e historia a los de los árabes y norafricanos. Quizá el agente del FBI que recompuso las fotos se sintió irremisiblemente atraído/atraída por los elegantes trazos gris plata de nuestro político.

Reclama Gaspar al Rahman el derecho a su imagen y se siente agredido en su integridad y su honor. Normalmente cuando se dice eso se está cerca de una demanda judicial reclamando daños y perjuicios. Abd al llamazares no se siente seguro viajando a EEUU; no se conocía esa afición suya por lo americano en él, tan dado a ver la mano yanqui en todo lo malo que pasa por el mundo.

A parte de las complicaciones viajeras del mullah Llamazares y del probable despido del encandilado agente especial me asustan otras consecuencias de este episodio: la necesaria protección de un derecho hasta ahora poco reconocido, con las honrosas excepciones de Rupert, Llongueras y algunos otros precusores: el derecho de propiedad capilar.

Si no teniamos bastante con la SGAE nos podemos enfrentar a partir de ahora con otro canon, el cánon capilar, que protegería el derecho que reclama el líder irredento e inmarcesible de la desunida izquierda española.

Con la buena vista que tiene la SGAE para los negocios, seguro que pronto lo incorpora a su portafolio. Imagináos los inspectores capilares irrumpiendo en redacciones de revistas, peluquerías, agencias de noticias y salones de belleza sin solución de continuidad y comparando archivos digitales con peinados y pelucones. No habrá boda ni evento social que se le resista a los nuevos vigilantes de los derechos pilíferos.

Quién lo iba a decir, de estos polvos, futuros lodos. Lo que ha provocado la enamoradisca agente especial con su fijación capilar con Gaspar Laden y la enérgica y vindicativa reacción de éste: nuevos derechos, nuevos cánones, más negocio y más inspectores para la SGAE, ¿quién dice que no se crea empleo desde la izquierda?.

Y todo por un photoshop!


Coda: a juzgar por lo denso y poblado del flequillo Llamazariano, lo de líder inmarcesible parece que va para largo.

4 comentarios:

españolito dijo...

estaba pensando en cambiar de peinado...asi algo mas moderno!!
estilo terrorista!!jaja
un abrazo desde alemania.
Me gustan mucho tus articulos!
Pablo

Álvaro Santos dijo...

¿No responde la actuación de los americanos a lo que comúnmente se conoce como "parecidos razonables"?

¿Se enojó aquel político catalán cuando fue identificado con aquel personaje de la saga de las galaxias, los imperios y los "chubacas"?

Si se busca en la red la foto de una persona parecida a quien se desea identificar, ¿por qué es una ofensa que la foto sea la de un político español y no la de, un suponer, un fontanero noruego? ¿Vale más o tiene más derechos el político que el fontanero?

¿Se hubiera enojado Inflamazares si el término de comparación con su frente hubiera sido un tal Clooney, en lugar de un tal Laden? ¿O hubiera aplaudido con las orejas y hubiera intentado el éxito en la carrera cinematográfica, dada su brillante trayectoria en la política y en la medicina?

¿Compartirá peluquero Inflamazares con el otro gran antiamericano? ¿Por qué, como dices, se lamenta tanto de que ya no puede viajar al país de sus pesadillas porque según pise será detenido por árabe? ¿No son los árabes ricos? ¿No quiere ser rico Inflamazares? ¿De repente le gusta el país que primero avisa y después asusta?

Son sólo unos primeros interrogantes. Y reitero que nunca entenderé por qué ha de enojarse este señorín por el hecho de que hayan descubierto, o hecho público, un parecido razonable.

Intenté poner ayer el post y no me fue posible. La palabra de ayer era madel, que remite a los hombres bajitos que perdían todas sus batallas frente a mis geyper, más altos y aqguerridos. La palabra de hoy es rebedr, que clama a rebeldía contra todo, por sistema, algo muy "inflamazareño".

Angel Santos dijo...

Si sigues el link te llevará a un video de You Tube que enseña desde 2008 a 'hacer Photoshop' con el pelo de Llamazares.

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/20/espana/1263992759.html

Lo que da de sí el "pelo" de este hombre! Para que luego digan que es un líder de "medio pelo"! Y desde luego dónde no tiene "pelos" es en la lengua...mira que decir quie le van a pegar un tiro cuando llegue a un aeropuerto americano! Lo mejor que podía hacer es "pelillos a la mar" y dejar de tomarnos el "pelo" con su falsa indignación. Si es que se le ve el "pelo" de la dehesa!

Jorge dijo...

Ha pasado tiempo desde tu entrada, por aquí ha seguido nevando y todavía sigue coleando el tema de Llahmal al Zares. Veo que el increible Bono reclama a su homologa estadounidense responsabilidades. Este Bono es inasequible al desaliento.